Un grupo de estudiantes de secundaria de Filipinas encontró un curioso uso para las heces de los perros callejeros: fabricar ladrillos. Sí, por extraño que parezca, estos ladrillos hechos con excremento tiene como objetivo ayudar a limpiar la ciudad de Manila y reducir los costos de construcción.